Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11 abril 2009

Historias laborales

LAS MANOS DE LA CIUDAD

Manos ásperas y ajadas por los años de trabajo, cada rasgo del rostro curtido por el sol y la resequedad del polvo en la faena. El semblante cansado y la mirada firme, más firme que los cientos de edificios, canales, puertos, industrias o puentes que levantan día a día. Son ellos, los reyes del piropo, los del casco y la excavadora, los únicos y verdaderos creadores de las riquezas del país.

Pese a ello, el sector obrero de los más golpeados laboralmente. Las medidas de seguridad son precarias y no se condicen con el riesgo al que exponen sus vidas. Las instalaciones de servicios higiénicos, de higiénicos no tienen nada. Su jornada de máximo 8 horas diarias dista mucho de ser una realidad, y para qué hablar de su estabilidad laboral cuando los contratan sólo por obra o faena. En el 2008 murieron más de 35 obreros, más de 35 almas que lamentar.

Sin embargo, los chicos de la Constru avanzan a paso firme en su organización sindical. El pasado 4 de Abril, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Construcción (SINTEC) celebró el lanzamiento del periódico “El Andamio”.

La histórica publicación, que se fundó por primera vez en 1927 y se editó gratuitamente hasta 1972, está orientada a fomentar y dar a entender la importancia de estar unidos y organizados. Con notas sencillas y explicativas plantea la democracia directa, el carácter federalista, la autonomía absoluta de partidos u organizaciones externas y la solidaridad de clase entre sus pares. Además, expone alentadores avances como los del bullado caso “Costanera Center”, u otras empresas como Baldosas Atrio donde antes “afiliaban a un compañero y les despedían tres”.

Jorge Hernández, presidente del SINTEC, sabe que el sindicalismo nace de la necesidad, y que “la única manera de mejorar las condiciones laborales es por medio de la movilización y la lucha”. Así lo constata Hugo Carter, un veterano de la organización sindical, de aquellos viejos del Cuero y Calzado -que se codeaban con Clotario Blest-. Carter recuerda que “la emancipación de los trabajadores, es tarea de los trabajadores”. Bien lo saben los jóvenes de la Red de Hip Hop Activista –también trabajadores de la construcción- que amenizaron el evento con sus versos tan rapeados como concientizadores, junto a otros compañeros del Sindicato de trabajadores de las micros que hicieron lo suyo con una presentación de títeres.

“El Andamio” espera tener un tiraje de 6.000 ejemplares cada tres meses, y ser, como su nombre lo dice, un pilar para escalar hacia la búsqueda de un tarifario nacional mínimo por oficio, la reducción de la jornada laboral y la derogación del Artículo 305 del Código del Trabajo que prohíbe la negociación de trabajadores contratados por obra o faena. En palabras de Hernandez, “la publicación del diario es una forma de defenderse frente al abuso de la patronal (…) porque cuando te amenazan el pan de cada día con despidos, la crisis, o el cese de las obras, eso es terrorismo patronal”.

Por Natalia Sánchez

Read Full Post »